Instituto de Investigación de Recursos Biológicos
Alexander von Humboldt

Investigación en biodiversidad y servicios ecosistémicos para la toma de decisiones

conexion vital

Facebook
Twitter
Linkedin
Youtube
Flickr

Los futuros entomólogos de nuestro país: visita a la Reserva Agroecológica Santa Librada del Líbano (Tolima)

Desde hace más de 35 años, Danilo Gutiérrez, un enamorado de la conservación, se ha encargado de proteger un ecosistema de bosque ubicado en  las montañas de la cordillera Central.  En una zona dominada por cultivos de café y cacao, más de 80 hectáreas han sido dedicadas a una juiciosa restauración ecológica y conservación de un bosque productor protector. En este contexto, niños apasionados por la entomología e impulsados por sus docentes, han asumido el papel de cuidar su territorio.

6

Ceibas, Nogales, Guayacanes, Diomates y Laureles, se imponen sobre árboles de Cacao de más de 50 años que producen abundantes y gigantescos frutos. Debajo del bosque aún se conservan algunas plantas de café Arábigo y Borbón, el que fue reemplazado por el café Caturra. Sin embargo y pese a que el café Arábigo ya no se cultiva en Colombia, se ha logrado analizar que éste último resulta ser más resistente a la broca, precisamente porque el bosque le ofrece diversidad de insectos y sobretodo abundantes enemigos naturales al escarabajo plaga del café.

La diversidad de mariposas, escarabajos, chinches, moscas y otros grupos de insectos es evidente en la reserva Agroecológica Santa Librada, y su observación y estudio está a cargo de un grupo de jóvenes de la Institución Educativa San Fernando ubicada en zona rural del Líbano, Tolima. Este grupo de estudiantes, de diferentes grados, que son motivados por su profesor Daniel Valenzuela y que además cuentan con el apoyo del proyecto Ondas de Colciencias, han asumido el reto de estudiar y caracterizar la diversidad de insectos presentes en la reserva.

Cristian de 10 años y Sebastián de 14, aprendieron rápidamente a manejar la jama y a recolectar las coloridas mariposas, mientras que su compañera Mayra, de séptimo grado, ágilmente les ayuda a ponerlas en los sobres de papel. Diego y su séquito de auxiliares, colaboran diligentemente en la disposición de trampas de caída y se encargan de colgar las trampas aéreas Van Somer Rydon, que son tubos de tela cebados con fruta en descomposición que sirven para atraer diferentes tipos de insectos.

La curiosidad de los estudiantes por la vida de los insectos, el emprendimiento del profesor y el apoyo del rector de la Institución, los llevó a formular este innovador proyecto que salió favorecido por Colciencias y por la Gobernación del Tolima. Apoyados en el manual de métodos producido por el Instituto Humboldt en el año 2003 y con el acompañamiento de la entomóloga Claudia Medina -quien además es la Coordinadora de las Colecciones Biológicas del Instituto-, este grupo recibió entrenamiento en las técnicas básicas de muestreo de insectos y lograron perfeccionar la identificación de los principales órdenes entomológicos, puesto que ya reconocían algunos gracias a las enseñanzas de su profesor.

Además de las mariposas, chinches, escarabajos, grillos y otros insectos más comunes, los jóvenes tuvieron la oportunidad de conocer el orden Blattaria, con cucarachas del tamaño de una mano y el orden Neuróptera, representado por las larvas de la hormiga león, las cuales hacen trampas en el suelo y esperan bajo la tierra sus presas, que son succionadas con sus fuertes mandíbulas. El grupo tuvo además la oportunidad de conocer los estados inmaduros, larvas y pupas de mariposas y escarabajos, así como las ninfas de chinches y homópteros.

El estudio de los insectos en Colombia, comparado a otros países, es relativamente nuevo, y a pesar de la gran diversidad de estos organismos en nuestros ecosistemas, son pocos los dedicados a la entomología en el país. Esperamos que estos jóvenes continúen con la responsabilidad de conocer su entorno natural y estudiar los insectos, un grupo biológico que en el país necesita muchos más adeptos.