Instituto de Investigación de Recursos Biológicos
Alexander von Humboldt

Investigación en biodiversidad y servicios ecosistémicos para la toma de decisiones

conexion vital

Facebook
Twitter
Linkedin
Youtube
Flickr

Los secretos que guardan especies milenarias. ¿Qué es un nicho ecológico?

6
Bosque seco tropical en San Juan Nepomuceno. Fotografía de Felipe Villegas capturada en salida de campo.
 

Las cucarachas posiblemente hacen parte de los animales que encuentras más desagradables. A pesar de la irritación que te cause verlas, las cucarachas son únicas en los lugares que habitan pues, entre muchas otras funciones, son una fuente de alimento importantísima para muchos organismos. Por eso, si las cucarachas desaparecieran, las poblaciones de ciertas aves disminuirían y veríamos afectados procesos de polinización fundamentales para la producción de frutos en las plantas. También algunas ranas y mamíferos perderían parte de su alimento y, en consecuencia, se verían afectados depredadores como serpientes y águilas.

Afortunadamente las cucarachas llevan cerca de 400 millones de años en la tierra y no van a desaparecer, porque de verdad ¡son maravillosas! Difícilmente podemos encontrar otro animal que tenga comportamientos cooperativos con su grupo, que pueda vivir semanas a pesar de haber perdido su cabeza y que esté en capacidad de producir hasta 400 huevos. Además, goza de espinas en sus patas y a su vez se adapta fácilmente a diferentes tipos de comida y hábitats. ¡Qué afortunados los predadores de cucarachas que tienen este alimento resistente y flexible!

Las cucarachas, como todos los demás seres vivos, son únicas porque tienen un lugar en su ecosistema que no es equiparable al de ningún otro organismo. Esto quiere decir que requieren de ciertos recursos como frutas, agua y lugares para tener a sus crías -que aunque no lo creas deben contar con unas condiciones especiales de temperatura y cantidad de luz determinadas-. Ahora bien, te podrías preguntar ¿por qué estamos hablando tanto de cucarachas? La respuesta es sencilla: todos estos elementos de la vida de las cucarachas hacen parte de lo que se denomina un nicho ecológico y en esta nota te queremos explicar de qué estamos hablando cuando se hace referencia a este complejo término.

Un nicho ecológico, entonces, puede ser definido como la forma de vida de los organismos de una especie y como la cantidad de características que hacen parte de ese nicho es muy grande, dos especies nunca van a tener nichos iguales. Por esto, cuando dos especies desean obtener un mismo recurso escaso van a competir y, muchas veces, restringir o desplazar a una de ellas al acceso del mismo. Como resultado de esa competencia encontramos animales que comen plantas similares pero la explotan en momentos distintos, dando lugar a especies diurnas y nocturnas. O árboles similares que necesiten altas cantidades de luz, por lo que algunos se distribuyen en climas fríos y otros en climas cálidos. 

Estudiar el nicho ecológico de las poblaciones de animales o plantas es muy útil, ya que nos permite predecir dónde encontrarlas, qué va a pasar con ellas cuando la temperatura aumente en el planeta, entre otras preguntas. A partir de modelos (ver http://biomodelos.humboldt.org.co/) que reúnen algunas de las variables del nicho como temperatura y precipitación, se puede comparar qué requerimientos de nicho tiene una especie y qué hábitats pueden proveerlo. Además, observando la complementariedad de funciones de diferentes especies, podemos diseñar áreas que sean valiosas para la conservación.

7