Instituto de Investigación de Recursos Biológicos
Alexander von Humboldt

Investigación en biodiversidad y servicios ecosistémicos para la toma de decisiones

conexion vital

Facebook
Twitter
Linkedin
Youtube
Flickr

¡Esta fiesta nos pondrá a volar!


La Fundación Aves Colombianas llega con su fiesta de las aves a la sede Venado de Oro del Instituto Humboldt, este miércoles, 13 de marzo de 2019, desde las 10:00 a.m. hasta las 3:00 p.m.*, para despertar el interés de los bogotanos por la observación de aves y construir conocimientos colectivos por medio de actividades gratuitas, basadas en juegos interactivos y la conversación.

La Fiesta de las aves es una estrategia de divulgación y comunicación científica que genera conciencia ciudadana y acciones colectivas en beneficio de las aves y sus ecosistemas mediante la participación, la pedagogía social y los procesos creativos desarrollados en corredores y circuitos ambientales de la capital colombiana.

Para participar en la última fiesta de las aves que se realizará en nuestra sede Venado de Oro, ubicada en los cerros orientales de la capital colombiana, diligencia el formulario de inscripción que estará disponible hasta el martes, 12 de marzo a las 3:00  de la tarde.

La iniciativa es posible gracias al Programa Distrital de Estímulos Beca “Travesías Ciudadanas: Bogotá Vive Natural, otorgada por la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte (SCRD) distrital en su primera convocatoria de 2018, y que ha reunido a más de mil personas desde su inicio en diciembre pasado en un total de 12 fiestas de las aves, realizadas en espacios priorizados por la Alcaldía Mayor, como ríos, humedales y parques.

De esta manera la celebración llegó a espacios circundantes a los ríos Arzobispo, Tunjuelo y Fucha; los humedales Córdoba, Juan Amarilo, Jaboque y Tibanica; en el Parque la Riviera de la localidad de Engativá; y el embalse San Rafael donde participaron comunidades educativas, familias, grupos de amigos y curiosos de Usme, San Cristóbal, Milenta, Floresta, Andes, Parkway; y los colegios Departamental La Aurora y Eduardo Umaña Mendoza, por mencionar solo algunos.

La propuesta didáctica de este colectivo, conformado por una decena de personas entre biólogos, ecólogos, pedagogos, diseñadores y comunicadores, busca la transformación cultural acerca del cuidado de los cuerpos de agua y la vida silvestre que habita en la capital. Las iniciativas, inclusive, procuran una articulación comunitaria y creación de redes para la valoración, protección y cuidado del recurso hídrico y de la flora y fauna bogotana. 

Acerca de esta propuesta, Jay Martin, director del proyecto, menciona que “se propuso a las aves como un elemento que permitiera establecer relaciones de la gente con sus humedales, parques y ríos. Al preguntarle del por qué del concepto de fiesta, Martin responde: “porque somos un país rumbero; porque las aves son coloridas; por sus cantos; por su riqueza; por su valor; y ¡porque se lo merecen!

En los cinco años de trabajo (2014 a la fecha), la Fundación Aves Colombianas ha desarrollado narrativas para comunicar el tema de las aves en espacios diversos del territorio colombiano y con múltiples grupos poblacionales. “Nos interesa hablarle a la gente que no sabe del tema o que es apasionada, y lo hacemos con metodologías complementarias que les permitan sensibilizarse o enamorarse de las aves. Imposible que al habitar el país número uno en variedad de aves, no las conozcamos”, dice Jay.

Una de sus primeras estrategias fue el diseño e impresión de un álbum con láminas autoadhesivas en idioma español e inglés con lo que Jay llama “las joyas, las especies únicas de Colombia” y que distribuyeron con especial énfasis en el público extranjero por la fascinación que generan en este, misma que no es tan fuerte en el país. “No hemos dimensionado su valor”, explica Martin. Las 475 fotografías seleccionadas para esta colección fueron suministradas por 85 fotógrafos de naturaleza, aficionados y profesionales, que atendieron el llamado de la fundación.

Luego vino el desarrollo de seis actividades, inspiradas en juegos clásicos conocidos, adaptables a todos los públicos y contextos, las cuales buscan en los participantes un conocimiento sobre distintas especies de aves, los diversos tipos de picos, patas y comportamientos, asimismo a los ecosistemas que habitan.

Oráculo de las aves, Con ojos de pajarero, Sospechosos por naturaleza, Memorias de las aves, El que menos corre, vuela, y un aula ambiental itinerante son las seis actividades lúdicas que hacen parte de la propuesta que la Fundación Aves Colombianas lleva hasta las comunidades circundantes de los ríos, humedales, parques y circuitos ambientales bogotanos donde se vive la Fiesta de las aves.

Pero, ¿de qué trata cada una de las actividades con las que se van a encontrar nuestros visitantes en el evento del miércoles?

Oráculo de las aves. De una especie de naipe, un participante toma al azar una carta con la figura de un ave, la cual tiene un mensaje único que es interpretado a la luz de conocimientos y saberes ancestrales de las comunidades indígenas colombianas.
Con ojos de pajarero. Los participantes, con binoculares, siguen las instrucciones de un experto para hallar la mayor cantidad de imágenes de especies de aves, en tamaño real, ocultas en el paisaje.
Sospechosos por naturaleza. Está basado en un popular y clásico juego de mesa llamado Clue (¿Quién es el culpable?), donde cada participante debe descubrir quién cometió un delito ambiental, sus causas y consecuencias.
Memorias de las aves. Con lápices de colores, los participantes colorean siluetas de aves o las dibujan a partir de figuras geométricas.
El que menos corre, vuela. Es una carrera de observación con la utilización de cinco “mochilas del saber” ocultas en el paisaje donde se desarrolla la actividad. Un guía muestra a los participantes una fotografía de un ave mientras les da detalles de su comportamiento, alimentación, ecosistemas que habita, etc. Las personas salen en busca de las mochilas para hallar en ellas elementos relacionados a lo que escucharon y vieron en la imagen. Luego regresan para validar sus hallazgos.
Bus aula ambiental. Apoyado por miembros de la policía ambiental, en este espacio es posible conocer acerca del tráfico ilegal de fauna silvestre a través de piezas audiovisuales y de un juego guiado, en el cual una persona custodia una carta con la imagen de un ave y, a través de preguntas y respuestas, los participantes intentan descubrir la especie a partir de un abanico de posibilidades gráficas.

*Debes disponer de 2 horas para acompañarnos en la jornada y puedes elegir entre dos espacios de tiempo: de 10 a.m. a 12 m. o de 1 a 3 p.m. ¡Apúrate, los cupos son limitados!