Instituto de Investigación de Recursos Biológicos
Alexander von Humboldt

Investigación en biodiversidad y servicios ecosistémicos para la toma de decisiones

conexion vital

Facebook
Twitter
Linkedin
Youtube
Flickr

Decisiones justas para ciudades resilientes, sostenibles y habitables

Entrevista a David Maddox 

DavidMaddox Fotografía: Juliana Montoya

Creador del blog The Nature of Cities

The Nature of Cities es un blog en el cual se desarrolla y difunde conocimiento útil para el diseño y gestión de sistemas socioecológicos en paisajes urbanos. Su creador, además de ser artista se declara comprometido con la salud del ecosistema citadino y su capacidad de resiliencia.

David Maddox se autodefine como alguien de "doble personalidad", pues en sus actividades diarias conviven en armonía un artista (dramaturgo, músico y compositor galardonado) y un científico. Ha trabajado para The Nature Conservancy, el gobierno del estado de Maryland, la ciudad de Nueva York, organizaciones sin ánimo de lucro y como consultor.

En su fugaz visita a Bogotá, el también doctor en Ecología y Biología Evolutiva habló para el Instituto Humboldt acerca del concepto de “naturaleza de las ciudades” y sus implicaciones en la toma de decisiones para el diseño de ciudades resilientes, sostenibles, justas y habitables.

Instituto Humboldt: Nos llama la atención su historia, antes de dedicarse al tema de ciudades resilientes, sostenibles, justas y habitables. Aunque es claro que el arte sigue en usted, y se nota en su discurso acerca de la discusión de la transversalidad para las ciudades, ¿por qué razón decide suspender su actividad en el teatro para entregarse a la propuesta de The Nature of Cities?

David Maddox: Creo que siempre viví y he vivido como científico y artista. Ambos han estado en mis venas. The Nature of Cities es mi oportunidad para vivir las dos personalidades al mismo tiempo; soy algo así como una persona con dos mitades. ¿Pero quién sabe?, hoy estoy en esta dualidad, y mañana puedo inclinarme de nuevo hacia el arte, en la medida que los proyectos me llamen.

I. H.: El portal The Nature of Cities promueve la interacción entre personas de distintas nacionalidades, conectadas desde puntos geográficos diametralmente opuestos, con la intención de que puedan intercambiar ideas que resuelvan problemas de las ciudades. ¿Tiene conocimiento que permita saber en qué medida la información y discusiones virtuales que se generan en el blog, y que proponen soluciones a problemas puntuales de las ciudades, han sido aplicadas con éxito de un contexto a otro?

D.M.: Esto es difícil de responder. Sabemos que muchas personas de todo el mundo se han conectado directamente entre sí a través del portal web. Después de esa interacción, no sé lo que sucede. De lo que tenemos certeza es de que tras una encuesta, el 86 % de los usuarios coinciden en que "están inspirados para tomar medidas con la información que leyeron en The Nature of Cities”, y que el 40 % ha "hecho nuevas conexiones”. En el caso de Centro y Suramérica, sus visitas a Nature of the Cities representan el 12% del total censado desde 2012, es decir 1.3 millones de usuarios.

I. H.: Usted afirma que, hoy por hoy, es bastante complicado que una urbe cumpla con las cualidades básicas para las ciudades: resilientes, sostenibles, justas y habitables; dice, además, que quizá una ciudad cumple con dos de ellas. ¿Cuál es la razón que impide que una ciudad cumpla con todas?

D.M.: Depende de la ciudad y, a menudo, de si esta se encuentra en el sur global o en el norte global. Cuando hablamos del sur global, nos referimos al tercer mundo o a países en vías de desarrollo.​ Su opuesto, entonces sería el norte global o conjunto de países desarrollados.

Otras veces depende del dinero. En otros casos es falta de voluntad política. Pero, por lo general, creo que en las democracias los funcionarios electos, eventualmente, siguen el mandato de la gente, solo que muchas veces ocurre que los ciudadanos no tienen una idea clara de lo que es posible lograr o alcanzar. La relación acogedora entre gobierno y sociedad civil puede lograr grandes resultados cuando crean situaciones o escenarios en los cuales ni la ecología ni el bien público se sirven por separado.

I. H.: Usted es un convencido de que los debates y las conversaciones en torno al diseño de las ciudades deben incluir una pluralidad, y en esa línea va la propuesta de The Nature of Cities. ¿Qué tan fácil puede ser que esas voces sean escuchadas por los tomadores de decisiones, más si muchas de ellas hablan desde la pasión extrema y no desde la realidad y necesidad de las ciudades en términos de urbanismo y sostenibilidad?

D.M.: El gobierno tiene que esforzarse más para escuchar y reunir en torno a él las voces de los profesionales que identifican en la opinión pública, aquello que esta demanda. Ese es su trabajo. Ahora bien, el apoyo y ayuda de la sociedad civil es fundamental.
Es muy importante también, en esta época, disponer de datos e informes abiertos sobre tendencias en la ciudad. Lo que ocurre es que la mayoría de urbes en el mundo son muy pobres con respecto al tema de los datos abiertos.

I. H.: Los grandes debates y revoluciones actuales se libran en las redes sociales. Esto hace que por una parte haya información verdadera y otra falsa en todos los niveles, con las consecuencias que trae para una sociedad cuando toma decisiones sin criterio o sin información. ¿Cómo hacer para que los intereses de algunos ciudadanos, disfrazados de intereses generales, no terminen por hacer parte de las decisiones que deben tomarse para lograr ciudades resilientes, sostenibles, justas y habitables?

D.M.: Creo que de una manera: a través de los datos abiertos y la toma de decisiones a partir de ellos. Es lo que algunos llaman “procesos iluminados” o daylighted.

I. H.: Para terminar, ¿qué tan fácil o probable puede ser que en los países en vía de desarrollo ocurra la tan necesaria y anhelada transdisciplinariedad que requieren las ciudades de hoy, más cuando, para el caso colombiano, temas como la corrupción y la poca credibilidad en el gobierno, sus instituciones e incluso la empresa privada desmoralizan y generan una visión pesimista del futuro?

D.M.: No es nada fácil, pero por algún lado se tiene que iniciar. La corrupción es un gran obstáculo, sin duda, pero puede uno partir de una premisa simple como por ejemplo ir a las ciudades y realizar un taller en el que participen todos los entes gubernamentales y la sociedad civil interesados en el tema verde. El solo hecho de que se conozcan es un comienzo interesante y prometedor.